Domingo, 13 de abril de 2008

Sobre ahorcados

Las leyendas sobre personas que se han ahorcado en medio del campo en un árbol se cuentan en todos los pueblos de todas las ciudades de todos los países.

Imaginaros la escena, vais paseando tranquilamente por el campo y de pronto ante vuestros ojos, el cuerpo inerte de una persona balanceándose por el cuello de una cuerda que cuelga de una rama.

Hay muchas, pero hoy os dejo con dos de ellas, de una, incluso podréis ver una representación en forma de vídeo que cuenta la historia.

Primera:

Dicen que un amigo de un amigo iba paseando por el campo, una tarde tranquila de verano, disfrutando de su paseo, cuando de pronto en un árbol hay algo que le llama la atención, se acerca y puede comprobar que es el cuerpo de una persona que pende de una soga.

Atemorizado huye en busca de ayuda por uno de los carriles, de pronto puede ver como un vehículo se acerca a él, lo detiene, se introduce dentro, bastante nervioso y le cuenta al conductor lo que acababa de ver, el conductor lo mira y le dice. "ya lo sé... yo soy el ahorcado", sobre su cuello, como un macabro collar, cuelga la cuerda.

Os dejo el vídeo, creo que es de México.



Segunda:

La segunda historia me la contó un compañero de instituto y decía que había ocurrido en su pueblo, un pueblo de Málaga y que se la había oído contar a sus padres.

Esta misma historia la he leído, pero se trataba de un profesor de una escuela y se desarrollaba en Inglaterra.

Un campesino acuciado por las deudas había estado pidiendo ayuda a sus vecinos y amigos, pero nadie se la daba, cuando la situación económica llegó a ser extrema, el hombre no vio otra salida que suicidarse ahorcandose en un árbol.

Cuando sus convecinos lo encontraron le ofrecieron las más honrosas pompas fúnebres que pudieron o consideraron que podían permitirse.

A partir de aquel día, fueron muchos los que al pasar junto al árbol volvían a ver a aquel campesino, con la soga al cuello, y sus ojos abierto mirándoles fijamente.

Por la noche, lo cortijos cercanos oían el ruido que producía la cuerda al balancearse sobre la llama, a pesar de encontrarse a basante distancia.

En una reunión decidieron cortar el árbol para evitar volver a tener que soportar tal visión y sonido.

Entre todos lo derribaron y se lo llevaron del lugar.

Aquella misma noche, el sonido de la cuerda volvió a escucharse.

A la mañana siguiente, el árbol seguía en su lugar.

Fueron varias las veces que procedieron a cortarlo, pero por la noche el sonido continuaba y a la mañana siguiente el árbol estaba intacto.

Fueron muchos los que aseguraron que habían visto al ahorcado colgando de sus ramas.

Nadie quería pasar por allí especialmente solo y los niños rehuían jugar en las cercanías.


Esta leyenda del ahorcado en el árbol, me recuerda aquella de "la bala que tenía su destino" y que os contaré otro día.

De donde provienen todas estas leyendas es difícil de saber, como dije al principio, en todos los pueblos hay alguna leyenda al respecto y siempre hay alguien que conoció a la victima.


Comentarios
Añadir comentario

  • Autor: Invitado
  • Fecha: Jueves, 28 de enero de 2010
  • Hora: 12:26
En mi pueblo se tiene costumbre de cortar el arbol cuando alguien se ahorca en el.no se sabe por que,los viejos no lo recuerdan,es en castillejar,granada,y se han ahoracado unas cuantas personas,por desgracia.

Wikio – Top Blogs