Martes, 26 de febrero de 2008

La hormigonera

Llevaba varios días fuera de casa por cuestiones laborales, la obra en la que trabajaba iba con retraso y no podía tener la hormigonera parada, por lo que eran continuos viajes del almacén a la obra y de la obra al almacén.

En un momento de tranquilidad, decidió ir a su casa, con toda su buena intención, cogió la hormigonera y partió rumbo a su casa, deseoso de ver a su mujer.

Apenas llevaban tres años casados y el "fragor" del amor aún no se había enfriado.

Iba circulando tranquilo, saboreando el momento del encuentro con su esposa.

Cuando llega a la altura de su casa, ve un deportivo aparcado a la entrada.

Sin entender que hacía allí ese vehículo, se acercó a una de las ventas, en donde pudo contemplar a un apuesto joven y a su esposa unidos en un abrazo.

Aquello le rompió el corazón, siempre había confiado en ella.

Ni corto ni perezoso, colocó la hormigonera al lado del deportivo descapotable y vació la carga dentro de él y se marchó.

Aquella noche cambio el turno con un compañero y se dirigió a su casa, estaba deseando ver si ella, la que había sido su mujer hasta ese momento, la que iba a ser la futura madre de sus hijos, le contaba algo de lo sucedido.

¡Seguramente no lo haría!

Pero todavía quedarían restos en el aparcamiento de hormigón, lo que le daría pie a él para preguntar.
Nada más abrir la puerta, ella salió corriendo y lo abrazó.

- ¡No vas a creerte lo que me ha ocurrido hoy! - dijo casi gimoteando. - ¿Te acuerdas de ese coche que sorteaban y que tanto te gustaba?... ¡Pues he estado toda la semana mandando papeletas y nos tocó!

- ¡Que te tocó el coche! - dijo él asombrado y temiéndose lo peor.

- ¡Si! - lloró ella - era un sorpresa y esta mañana vinieron a entregarme el premio pero cuando voy a verlo, resulta que esta todo lleno de hormigón... ¡Estaba tan contenta de poder darte ese capricho, mi amor que...!



MORALEJA: Si conduces una hormigonera, no te dejes llevar por el impetu


Como siempre nos encontramos con una historia que podría ser perfectamente cierta, pero que reúne todos los ingredientes de las leyendas y mitos urbanos.

En este caso, la pareja despechada que se deja llevar por una situación que interpreta mal y ello le lleva a recibir su castigo.

Son muchas las historias de mal entendido y de dejarse llevar por "pruebas circunstanciales"

Algunas de estas historias son tan buenas que incluso son llevadas al cine o a la publicidad, e incluso algunos escritores recurren a ellas, dándolas como ciertas dentro del argumento de su novela.

Este es el caso de nuestro mito o leyenda urbana de hoy.

No os perdáis el vídeo, es buenísimo y no es más que una muy buena representación de la leyenda.








Publicado por Plewaynar @ 12:00 | Veh?culos | 1 Comentarios | Enviar

Comentarios
Añadir comentario

  • Autor: Invitado
  • Fecha: Jueves, 12 de noviembre de 2009
  • Hora: 19:42
la historia la publicaron en un programa de INFINITO, y no me acuerdo si era verdad, porque ponian tres, y dos de ellas no lo eran, apenas pueda te confirmo el nombre del programaRebotado

Wikio – Top Blogs